Actualizado

El Ministerio Público mantuvo su petición de 30 años de cárcel para ambos acusados ​​al quedar el juicio visto para sentencia

Los etarras Mikel Garikoitz Carrera Sarobe, ‘Ata’, y Miren Itxaso Zaldua, ‘Sahatsa’, en la Audiencia Nacional.F.VillarEFE
  • Tribunales El hijo de Gimnez Abad reconoce al etarra ‘Ata’ como el asesino de su padre: «Our cruzamos la mirada y nos vimos perfectamente la cara»
  • Terrorismo El hijo de Gimnez Abad tras identificar a ‘Ata’, el asesino de su padre, 18 años después: «No hay da que no vuelva a revivir lo que pas»

Fiscalidad de la Audiencia Nacional Ángela Gómez-Rodulfo ha apoyado que en el juicio por el asesinato del senador y presidente del PP de Aragn Manuel Giménez Abad en 2001 ha quedado acreditada «sin lugar a dudas» la autora de los etarras Mikel Garikoitz Carrera Sarobe, ‘Ata’allá Miren Itxaso Zaldúa, ‘Sahatsa’. «Son los autores y actuaron en nom de ETA», ha defendido la fiscal en la exposición de sus conclusiones definitivas, tras haber mantenido su petición de 30 años de prisión para ambos acusados ​​por un delito de asesinato terrorista.

Sus defensas, por el contrario, han pedido la absolucin por falta de pruebas, y el abogado de Zaldua, poco antes de que el juicio quedara visto para sentencia, ha pedido incluso a la Sala su «inmediata» puesta en libertad porque lva dos aos en prisión preventiva sin que haya podido demostrar su participación en este asesinato. El letrado ha criticado también que se haya decretado la «imprescriptibilidad» de los crímenes de ETA y ha advertido que esa no es la plus forma de «avanzar».

Para la fiscal s ha quedado encontrando la autora de ambos como acreditan los reconocimientos fotográficos de diversos testigos, entre ellos el hijo de la vctima, Borja Giménez Larrazque acompaaba a su padre ese da al estadio de La Romareda (Zaragoza) y presenci su asesinato.

Contaba entonces con 17 años, y segn l mismo narr, y ha recordado la fiscal, lleg a cruzar su mirada con el asesino tras «rematar» su padre con un tercer desaparecido en la cabeza cuando cay al suelo, momento en el que asegur : «Nuestro vimos perfectamente las caras». En el juicio identific a Carrera Sarobe como el autor de los disparos sin «ninguna duda».

El hijo de la vctima dio adems tras el atentado una descripcin del asesino que «nunca ha variado», ha destacado el representante del Ministerio Pblico, que ha apuntado que le ha identificado principalmente por «la mirada» aunque el acusado tenga ahora la cabeza rapada y no el pelo largo como l le describi. Al respecto ha destacado el «asombroso» parecido al retrato robot con la foto de EN cuando llevaba el pelo largo y que ayudaba a elaborar otro de los testigos protegidos que han identificado a Carrera Sarobe.

Si bien se ha admitido que los reconocimientos fotográficos por parte de los testigos no son suficientes para «enervar» la presunción de inocencia, se ha defendido validar estas pruebas porque han sido corroboradas por los informes policiales de carcter pericial, elaborados en la base de «datos object» como sus documentos intervenidos a ETA en Francia y que conocen como «sellos».

mapa escrito a mano

Esa documentación, entre ellas una carta manuscrita de Zaldua, cuya letra ella misma ha reconocido y que firma como Sahatsasita a los dos acusados ​​al frente del Comandante Basajaunal que se atribuye este intento e ilustración cmo ambos huyeron a Francia y todos se integraron «en la estructura militar de ETA con responsabilidades»

Respecto ha tardado en identificarse como autores del asesinato, el fiscal ha explicado que en 2001, «pese a la cantidad de testigos» presenciales, la causa tuvo que ser archivada porque las Fuerzas de Seguridad desconocieron entonces la existencia de EN allá Sahatsa y luego Comandante Basajaun.

Llev aos detectarles, Durante los cules hubo varias reaperturas y archivos de la causa y se lleg incluso a investigar sin resultado la presunta responsabilidad de otros etarras como David Plá. No fue hasta 2008 cuando se intervino una foto de Carrera Sarobe al etarra Asier Eceiza see y empez a indagar en su actividad en ETA. De Zaldua no se supo de su pertenencia a ETA hasta 2005 cuando fue detenida en Francia, y hasta 2019 no se conocieron las acciones que haba cometido en Espaa.

Al tener acceso a toda la documentación intervenida a los comandos en Francia, es cuando se supo del Comandante Basajaunen eso EN ha reconocido estado integrado, so ha negado haber obtenido en este asesinato. Zalda ni siquiera admitió que perteneciera a dicho comando y para tratar de demostrar que el da del atentado ninguno de los dos estuvo en Zaragoza, ambos han presentado sendas coartadas.

Uno asegura que estuvo en el pas vasco francs en una fiesta organizada por las ikastolas de Iparralde y la otra que fue al cine con sus amigas en Usurbil, y jjo insistemente en que se acordaba de lo que hizo ese da porque «le impression» el atentado por estar su hijo presente.

El fiscal escucha que los testigos llamados a corroborar sus versiones exculpatorias han incurrido en numerosas contradicciones y no han presentado prueba alguna qu’acredite sus afirmaciones.

Solo una entrada de cine aportada de forma «sorpresa» en el juicio cuando al parecer la defensa de Zaldua la tena en su poder desde el 16 de junio, lo que, segn la fiscal, no se entiende teniendo en cuenta que la acusada est en prision preventivo. Crea que actuando como pretendía evitar que tuviera tiempo para presentar una prueba de descargo, como que es «fcil» comprar en internet lotes de entradas de cine antiguas.

Cumple con los criterios de

El proyecto de confianza

cortar más