Matthew Robinson todavía no puede creerlo. » ¡Es como si hubiera ganado la lotería! », enciende a este afroamericano de 37 años. Una amplia sonrisa ilumina su rostro, a menudo imbuido de seriedad. La vida de este exnarcotraficante cambió hace unas semanas cuando supo que podía vender legalmente cannabis. Desde entonces, todo ha ido a cien millas por hora.

Este viernes de enero aún no ha salido el sol cuando sale de su casa de Albany, la capital del estado de Nueva York, rumbo a Manhattan. Tres horas en la carretera y algunos embotellamientos más tarde aquí está en Bleecker Street para recibir capacitación sobre el tema. Con dos teléfonos en la mano, la capucha en la cabeza, se precipita en las habitaciones grises.

En la acera, Marquis Hayes, de 42 años, da una última bocanada a su vaporizador antes de unirse a él. Aunque ha cambiado el sombrero cowboy que le suele gustar por una gorra docker negra, este chef, vestido con una chaqueta de terciopelo rojo sobre una camiseta naranja, no pasa desapercibido. Él también acaba de recibir la autorización para lanzarse a este negocio después de haber tenido que lidiar con la justicia en su juventud. Regresó a fissa desde las Islas San Juan, en el Estado de Washington, no lejos de la frontera con Canadá, donde pasa parte del año, para estar presente. «Me dan las claves para hacer lo que sé hacer tan bien sin ser ilegal esta vez», deja ir con su flujo de metralleta.

Acelerar la llegada de grandes grupos

Los dos hombres se encuentran entre los primeros treinta y seis afortunados (veintiocho empresarios y ocho organizaciones sin fines de lucro) que recibieron, a fines de noviembre de 2022, una licencia provisional del estado de Nueva York para vender una hierba cultivada y probada localmente. en laboratorio Un nuevo hito, casi dos años después de que este estado demócrata legalizara el uso recreativo de la marihuana para mayores de 21 años en lugares donde está permitido fumar.

La comercialización de cannabis podría representar allí 1.200 millones de dólares (1.100 millones de euros) de facturación a partir de 2023 y 4.200 millones de dólares cuatro años después. Suficiente para convertir al Estado de Nueva York y sus veinte millones de habitantes en el mayor mercado legal de esta droga en Estados Unidos.

En Bleecker Street, esta es la primera vez que se reúnen los licenciatarios. La oportunidad de reunirse, debatir, pero también de profundizar en todo lo relacionado con la logística de sus futuros puntos de venta. «Un poco molesto», Suspira Marqués Hayes. «No poco interesante», temperamentos Matthew Robinson.

Te queda el 86,2% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *