Imagen de archivo de la planta de regasificación de Enagás en Cartagena (Murcia).Enagás

El gestor del sistema gasista español, Enagás, cerró 2022 con un beneficio de 375,8 millones de euros, un 6,9% menos, aunque por encima del objetivo que se había fijado la propia compañía. El pasado fue un récord de exportación al restaurante de Europa, a través de Francia, y el tercero en que más recargas de buques se hicieron. La suma de las variables se creó al 90% en 2021, según las cifras remitidas este martes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Frente a ese buen tono de sus operaciones con el exterior, el nuevo marco español y regulatorio, en menor medida, el menor consumo de gas en el mercado doméstico, fueron los principales frenos a su resultado.

La matriz aportó algo más del 60% de los beneficios en 2022, mientras que sus participadas (europeas y americanas) contribuyeron con casi el 39% restante. Los dividendos de esas subsidiarias superaron los 121 millones en el año recién terminado, frente a la atonía mostrada por su actividad principal. Los resultados de Enagás han tenido una cogida moderadamente positiva en Bolsa, donde sus acciones subían casi un 1% al filo del mediodía.

La empresa, participó en un 5% para la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI, su primer accionista) y en la que el Estado cuenta con una bolsa de orovio cómo sus ingresos regulados caían casi un 2% «por la aplicación del marco regulatorio 2021-2026 (-45,1 millones de euros)», en referencia a la solicitud al tijeretazo por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) sobre los costes que se aplican sobre el recibo del gas y que acaban en las cuentas de Enagás.

Este recorte del regulador también dará una lantellada a sus resultados de este año, en el que Enagás espera un beneficio neto de entre 310 y 320 millones, entre un 15% y un 17% menos que en 2022. Los dividendos de susfiliales, además, pasarán a ser mayoritarios en sus cuentas, frente a una retribución decreciente de su actividad principal.

La alta generación de caja y las ventas de activos —la LNG chilena Quintero y parte de su filial de renovables—, impactó positivamente en su último neto, que cayó un 19%, al pasar de 4.277 a 3.469 millones. «Más del 80 % de la deuda es a tipo fijo, lo que permite a la compañía redujo el impacto de los movimientos actuales de tipos de interés», argumentó la compañía en el comunicado remitido a la CNMV. Ante el alza de los tipos de interés, en diciembre Enagás contrató un préstamo bancario de 450 millones hasta 2025 «en condiciones muy competitivas, para cubrir todos los vencimientos» previstos para 2023. Liquidez roza los 3.800 millones.

La demanda total de gas, que incluye tanto el consumo nacional como las exportaciones a Europa, aumentó un 4,4% interanual. Sin embargo, esa cantidad encierra una doble realidad: mientras las exportaciones a través de conexiones internacionales (France y Portugal) y las recargas de buques de gas natural licuado (GNL) —mucho de ellos, con destino final en Alemania e Italia— desaparecerán , el consumo convencional fue sustancialmente menor (-21%), tanto el menor tirón de la industria y la cogeneración como por «las medidas de ahorro y eficiencia del Gobierno». La quema de gas para generación eléctrica, en cambio, marcó un nuevo máximo desde 2010, aumentando casi un 53% por las principales exportaciones eléctricas a Francia y Portugal, incluida la sequía, que redujo la generación hidráulica.

“Ante la situación geopolítica, el sistema gasista español se ha posicionado como puerta de entrada de suministro a Europa, gracias a la potencial subida del entorno de las plantas de regasificación de Enagás”, explica la firma. En 2022, España contó con una cartera de aprovisionamientos procedentes de 19 diferentes orígenes, una de las más diversas de Europa. Las descargas de buques sumaron 338 operaciones, casi una al día y un tercio más que en 2021.

El consumo industrial de gas desapareció en febrero

Tras meses de frenazo total en el consumo de gas, la reciente caída en el precio de este combustible va desperezando la demanda industrial. En febrero, Enagás ya está viendo una «fuerte recuperación» en las cantidades consumidas por el sector secundario, con algunos subsectores «aumentando su demande entre un 20% y un 50% respecto al mes anterior» y regresando «a los niveles preguerra», en palabra de su consejero delegado, Arturo Gonzalo.

Para el conjunto de 2023, y pese a esa aceleración en el consumo industrial, la expectativa del gestor técnico del sistema es que la demanda convencional crece un 11% —pour la relajación de los precios— y que la de generación eléctrica se contraiga un 22 % —gracias a la paulatina recuperación de los saltos de agua con las lluvias de los últimos tiempos ya una contribución creciente del resto de renovables—. El resultado del ecu es una previsión de demanda nacional del 2% en conjunto.

«Tranquilidad enorme» con el precio del gas

Este martes, la cotización del gas natural ha vuelto a caer por debajo de los 50 euros por megavatio hora (MWh), su nivel más bajo desde el inicio de la crisis energética. «Hay una situación de precios en Europa de enorme tranquilidad», ha apuntado Gonzalo, aunque dejar la puerta abierta tiene un repunte en los próximos días, «por la ola de frío». Detrás de esta calma están, según el primer ejecutivo de Enagás, unos niveles de almacenamiento subterráneo “que nadie podía esperar” en este tramo final del invierno. «Tendremos momentos de tensión de precios, pero de ningún modo vamos a ver precios como los de 2022, cuando se llegaron a superar los 300 euros».

Foco en Europa: «América Latina ya no es estratégica»

La compañía presidida por Antonio Llardén y dirigida por Arturo Gonzalo ha redoblado en los últimos meses su apuesta por Europa, en un momento en el que las infraestructuras energéticas —en general— y gasistas —en particular— han dado un salto exponencial en la lista de empresas continentales prioridades Enagás ha pagado 168 millones por el 4% del gasoducto que conecta Azerbaiyán con la UE, ha alcanzado una participación total del 20%. A mediados de enero, además, anunció su intención de depositar 75 millones por la quinta parte del capital del gasoducto BBL, entre el Reino Unido y Países Bajos.

La semana pasada, sin embargo, la empresa española comunicó a la CNMV que no sería posible llevar a cabo esta última operación después de que el resto de accionistas de BBL (la holandesa Gasunie y la belga Fluxys) ejecutesen su opción de compra preferente sobre la participación que la Uniper alemana había puesto a la venta y en la que Enagás había mostrado interés. Pese a ese dreamed —»van a parecer nuevas oportunidades en Europa para hacer buenas adquisiciones, con sentido financiero y stratégico», ha confiado Gonzalo—, el consejero delegado del gestor del sistema gasista español ha reconocido este martes en la conferencia de analistas que ahora el foco de la compañía está en Europa y no en América Latina. Una geografía, ha añadido, que «ya no es estratégica para el futuro».

Sigue toda la información de Economía allá Comerciantes fr Facebook allá Gorjeoo desnudo boletín semanal

Horario Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para escuchar su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *