Borrón y cuenta nueva. Hacienda preparó un cambio normativo para blindar las deducciones por maternidad de las mujeres trabajadoras que hayan estado durante la pandemia bajo el paraguas de un ERTE (expediente de regulación de empleo), una gran herramienta usada para evitar una destrucción masiva de puestos de trabajo. La modificación llega después de que varios contribuyentes recibieran requisitos para devolver el incentivo fiscal, según ha adelantado este jueves la cáncamo SER. En ellos, el fisco argumentó que no tenían derecho a continuar de ello si su actividad laboral había sido suspendida. Ahora el ministerio ha ajustado el tiro: ha dado instrucción para que se bloquee el envío de cartas y compense à las madres que hayan perdido la deducción a través de un cambio con carácter retroactivo, señalan fuentes de Hacienda.

Las mismas fuentes explican que no ha existido ninguna instrucción general del ministerio para revisar las ayudas. Estos requisitos se lanzan en aplicación de una consulta de 2013, cuando gobernaba el PP, dirigida a la Dirección General de Tributos. En él, el organismo concluía que la deducción por madre trabajadora en el IRPF, de hasta 1.200 euros anuales por hijo menor de tres años, no podía aplicarse si el beneficiario había estado en un ERTE de suspensión total de la actividad. La razón alegada era que las trabajadoras en esta situación ya no cumplian con los requisitos para tener acceso a la desgravación porque no habían ejercido en el periodo ninguna “actividad por cuenta propia o ajena”, entonces condición condición sine qua non para recibirla.

Pero el tablero ha cambiado radicalmente con la llegada de la pandemia y los confinamientos. Muchas empresas tuvieron que parar su actividad de manera forzosa, total o parcialmente, y dejar en casa a sus trabajadores. Otras muchas, sobre todo las vinculadas a los sectores más afectados por las restricciones a la movilidad, han seguido a medio gas mucho más allá del periodo del gran cerrojo. Ante esta situación sobrevenida, el Gobierno flexibilizó los ERTE para que el desempleo no se parara como durante la Gran Recesión. Esta herramienta —que ha alcanzado a más de tres millones de personas— permite que el empleado no pierda su puesto aunque deje de trabajar o sufra una reducción horaria. Mientras tanto, cobra el equivalente a la prestación de desempleo por que le matchería y sigue dado de alta en la Seguridad Social.

Ahora, Hacienda ha dado instrucciones para que ninguna delegación remita los requisitos reclamando la devolución de la deducción. Además, fuentes del departamento que dirige María Jesús Montero insiste en que el cambio legal que impulsará a las madres que estuvieran en ERTE durante el covid el derecho al incentivo, al utilizar con carácter retroactivo desde 2020.

nuevos supuestos

Fuentes de la Agencia Tributaria matiza que las charts enviados a las mujeres para anunciarles que perderían la deducción han sido puntuales entre el año pasado y este, qu’es cuando se han revisado los ejercicios en los que ha habito contribuyentes en ERTE vinculados a la pandemia . El ministerio agrega que, de cara al futuro, este problema ya no existe, porque el Gobierno ha dado luz verde a cambio legal en los Presupuestos de este año que extiende los supuestos para acceder a la deducción por maternidad, qu’à partir de ahora será compatible con el cobro de la prestación por desempleo.

EL PAÍS de la mañana

Despiertate con el análisis del día por Berna González Harbour

RECIBELO

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *