De los relojes inteligentes pasamos a las pulseras inteligentes y ahora todo indica que el siguiente paso serán los anillos. Dormido en un rincón del expositor de Samsung, el Galaxy Ring es uno de los gadgets que atrae las cámaras y las miradas de este en el MWC (Mobile World Congress) de Barcelona 2024. El dispositivo aún está en desarrollo y no tiene especificaciones definitivas, pero la compañía espera que salga a la venta en la primera mitad del año.

Samsung ha dado más detalles sobre el Galaxy Ring en un encuentro con la prensa, al que fue invitado EL PAÍS —que viaja con Samsung al MWC—. En él, los periodistas hemos podido tocar y probarnos el anillo, que se fabricará en varios tallas y tres colores (oro, plata y negro). En el dedo parece meramente decorativo, un anillo normal, al menos los modelos plateado y dorado. En una primera impresión, resulta cómodo y no es aparatoso.

Su objetivo será actuar como medidor de diferentes parámetros fisiológicos. El Galaxy Ring podrá registrar la frecuencia cardíaca y la respiratoria, los movimientos nocturnos y la latencia de inicio del sueño. Este último, un aspecto que por ahora no miden los wearables de la compañía. El doctor Hon Pak, vicepresidente y director del Equipo de Salud Digital de Experiencia Móvil en Samsung Electronics, hizo hincapié durante su presentación en la correlación que existe entre la demencia senil y el déficit de sueño profundo y fase REM. “Ahora empezamos a entender las implicaciones de dormir bien. Lo que ocurre al dormir es que los cuerpos se reparan. Y hemos recogido datos de patrones fisiológicos de los que se puede obtener un valor”, señala el directivo.

La estrategia de dispositivos wearable de Samsung está ligada a la salud y el bienestar personal. Para Pak, los dispositivos, incluido el nuevo anillo, pueden servir como un impulso para provocar cambios en el comportamiento de las personas y en los hábitos de vida. Afirma que los datos que recogen pueden conducir a alertas tempranas, con el fin de prevenir ciertas dolencias.

Uso del Samsung Galaxy Ring.Samsung

Una de las funciones que reflejan este objetivo es ‘Mi puntación de vitalidad’, un parámetro creado por Samsung que reúne datos sobre el estado mental y físico del usuario. La compañía ha empleado aprendizaje automático para establecer el balance de la medición. “Hemos colaborado con la Universidad de Georgia para desarrollar una puntuación que te dice cómo de preparado estás para el nuevo día y cómo te tienes que preparar: si tienes que dormir más, estar más activo o descansar. Lo hemos validado clínicamente con pacientes y hemos visto una correlación entre la puntuación y, por ejemplo, la alerta cognitiva real”, apunta el doctor Pak.

Son aplicaciones de salud personal que se nutren de datos recogidos por los wearables de la compañía, que ve en su nuevo anillo una oportunidad de aumentar el número de usuarios. El Galaxy Ring supone una opción más para los consumidores, aquellos que no se sientan cómodos llevando un reloj o una pulsera inteligente. “Hemos llegado a la conclusión de que algunas veces el confort importa mucho más que la tecnología y las características”, señala Pak. “Y creo que con Ring nos hemos embarcado en un viaje para entender las necesidades de los usuarios de una manera muy personal”.

La compañía mantiene colaboraciones con varias entidades médicas o de investigación con el fin de validar sus productos mediante ensayos clínicos o para crear servicios de mayor valor. Una de sus asociaciones, con la empresa Natural Cycles, permite conocer en las mujeres el momento del ciclo menstrual midiendo la temperatura de la piel. Esta funcionalidad se encuentra disponible en el Galaxy Watch5 y también lo estará con el anillo.

Una mujer fotografía el Galaxy Ring, ayer lunes en el MWC. Albert Garcia (Albert Garcia)

En este caso, los datos que se miden con el wearable pasan al smartphone y, después, se envían a Natural Cycles para retornar en forma de estimación. Sin embargo, Pak asegura que este es un caso excepcional: “La mayor parte de los datos se queda en los dispositivos. Se transfiere a nuestro smartphone y se hace un análisis local, en el propio dispositivo”.

El Galaxy Ring no será el primero de los anillos de este tipo. Ya existen otros, como el Oura Ring, que mide la variabilidad de la frecuencia cardíaca, el nivel de oxígeno en sangre, la temperatura corporal y monitoriza el sueño. Una segunda alternativa es Ultrahuman Ring Air, capaz de medir ritmos circadianos o los niveles de energía del usuario.

Aunque el MWC ha servido como escaparate para el Galaxy Ring, Pak recuerda que el anillo aún está en desarrollo y podría cambiar. Incluso podrían añadir nuevos sensores, aunque solo si los pueden validar clínicamente y si encajan con el estilo y la comodidad que busca ofrecer la marca. A fin de cuentas, todo lo que hay ahora se ha empaquetado en menos de tres gramos de peso.

Puedes seguir a EL PAÍS Tecnología en Facebook y X o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.